Cómo funcionan los antibióticos ?

> Inicio > Salud y Belleza

El nombre nos indica que son sustancias que atacan y destruyen la vida, a pesar de que su uso la preserva, una curiosidad. Los antibióticos tienen sus antecedentes históricos en antiguas culturas que usaban disoluciones y mezclas que contenían moho u otros hongos de esa familia en particular porque sabían que contrarrestaban algunas infecciones. En el siglo XX y muy especialmente durante la Segunda Guerra Mundial, los estudios permitieron desarrollar antibióticos principalmente para combatir las infecciones en las heridas de los soldados.

Durante mucho tiempo la clasificación de los antibióticos fue muy simple: Los compuestos por carbono, hidrógeno y oxígeno y los compuestos además por nitrógeno, azufre o cloro. Como se puede ver es una clasificación desde el punto de vista de la química elemental. Hoy día desde el punto de vista bioquímico hay unos cuarenta tipos de antibióticos. Ahora bien la forma en que actúan estos antibióticos sobre las bacterias sirve como una clasificación poco útil para el médico a la hora de escoger cual usar en un paciente pero para el bioquímico es fundamental porque le permite estudiar el mecanismo de acción y a su vez buscar como sintetizar nuevas formas más eficientes de estos antibióticos.

Para ser claro todo antibiótico tiene cierta toxicidad que puede dañar a las mismas personas, de hecho muchos pacientes son hipersensibles a ciertos productos como la penicilina (lo que todo mundo interpreta como una alergia) y por tanto los médicos no les pueden recetar ningún antibiótico de esa familia. También puede ocurrir que algún investigador encontrara una variante muy eficaz de los antibióticos conocidos pero también es muy tóxico para el ser humano, sería un antibiótico demasiado “bueno”.

Hay básicamente cuatro formas en que un antibiótico actúa: La primera es sobre la pared celular, la segunda sobre la membrana celular, la tercera sobre los ácidos nucleicos y la cuarta sobre los ribosomas. En el primer caso debemos decir que muchas bacterias tienen una pared celular que las protege por encima de su membrana celular, al debilitarse esta pared la membrana ya no puede contener el resto del material citoplasmático y literalmente “revienta” causando su muerte si no es que sustancias dañinas para ella (como los anticuerpos) ya la han destruido; el debilitar esta pared lo hacen porque interfieren en el proceso que las forma o renueva de manera que con el tiempo la pared se “adelgaza”. Algo similar ocurre con los antibióticos que actúan sobre la membrana, interfieren en la formación de la misma e igualmente sustancias dañinas para la bacteria entran o el material citoplasmático termina esparcido. La acción sobre los ácidos nucleicos impiden de alguna manera que la información genética llegue a los ribosomas, de esta forma o no se construyen del todo ciertas proteínas o se hacen en forma defectuosa y la bacteria termina por morir. La acción sobre los ribosomas es parecida pero en este caso no se actúa sobre los ácidos nucleicos sino directamente sobre los ribosomas, como resultado la síntesis de proteínas cesa causando la muerte de la bacteria.

Los antibióticos colaboran con el cuerpo debilitando a las bacterias o destruyéndolas hasta que el sistema inmune tiene la oportunidad detectarlas y destruirlas por sí mismo. Pero, y tenemos un pero, la toxicidad de los mismos hace que el cuerpo los ataque también y entramos en una especie de juego de poder, si se nos expone demasiado a los antibióticos nos pueden matar y si es muy poco nos hacemos inmunes a ellos. Otro tanto ocurre con las bacterias, si son expuestas a pequeñas cantidades las generaciones siguientes son más resistentes y de allí la importancia de tomar adecuadamente el tratamiento, para destruirlas a todas y que no lleguen a volverse resistentes.

Tus preguntas





Búsqueda personalizada



Contacto     Links     Aviso legal
Copyright ©2005-2017, Todos los derechos reservados