Cuáles son los tipos de abono ?

> Inicio > Casa y Jardín

Es importante recordar que el abono es cualquier sustancia que mejora la calidad del suelo para lograr una mejor nutrición de las plantas que crecen en él. La acción de un abono es fertilizar, por lo que también se le puede llamar fertilizante. Existen varios tipos de abono, divididos principalmente entre orgánicos e inorgánicos o fertilizantes químicos.

Los abonos orgánicos son todos aquellos de origen animal y vegetal. Entre ellos podemos encontrar estiércol, que puede ser de vaca, oveja, cabra, etc. No puede ser de animales domésticos o de humanos, ya que éstos contienen patógenos. También puede ser guano de algunas aves y también excremento de murciélago. El estiércol no es la mejor fuente de nutrimentos y tiene poco fósforo, aunque sí es rico en micronutrientes. Los mejores son los de oveja y los de aves. Para un buen efecto, se necesitan grandes cantidades. El abono de origen vegetal también se necesita en grandes cantidades y pocas veces se usa en áreas grandes. Sin embargo, es una opción ecológica que mejora la textura del suelo y lo protege de la erosión. Los cereales, las leguminosas y las plantas crucíferas son fuentes importantes para este tipo de abono.

Otro abono orgánico y muy efectivo es el compost, que es una mezcla de varios elementos vegetales y animales que se someten a un proceso de fermentación, en el que las bacterias transforman dichos elementos en un material ideal para nutrir el suelo. Para lograr realizarlo, se requiere esperar de 3 a 6 meses según la estación del año. El compost es un abono bastante popular y se puede adquirir en tiendas o realizarlo en el hogar, con elementos del jardín o sobras de algunas comidas. Algunos compost vienen enriquecidos con nitrógeno, potasio, fósforo y micronutrientes. Otro abono orgánico es la turba, que puede ser negra o rubia. Está formada por material vegetal descompuesto parcialmente y es rica en carbono. Se usa mucho para preparar sustratos para macetas y hacer semilleros.

Los extractos húmicos son abonos menos conocidos que consisten en ácidos húmicos y fúlvicos extraídos de las sustancias orgánicas. Son excelentes para el suelo, debido a que son una selección de lo mejor del material orgánico. Entre el abono orgánico también podemos encontrar la harina de sangre, la harina de algodón y la harina de hueso.

En cuanto a los fertilizantes químicos, son abonos más ricos en nutrimentos, pero no son tan buenos para mejorar el suelo como los orgánicos. Son muy populares debido a que los abonos orgánicos son difíciles de obtener en grandes cantidades, por lo que los químicos son clave para un buen rendimiento. Además, a pesar de que son más caros, pueden producir ganancias si se usan adecuadamente.

Entre los fertilizantes químicos, los más utilizados son los que se disuelven rápido en el suelo, proporcionándole en pocos días, los nutrientes necesarios a las plantas. Entre ellos están los fertilizantes potásicos, fosfóricos y nitrogenados. Se realizan a partir de los nutrientes principales (potasio, fósforo, nitrógeno) y combinados con los secundarios (calcio, magnesio, sodio y azufre) o los micronutrientes (boro, cobre, cobalto, molibdeno, manganeso, hierro y zinc). Algunos ejemplos son la urea, nitrato amónico, sulfato amónico, nitrato potásico, superfosfato, fosfato amónico, cloruro potásico, sulfato potásico, entre otros. Estos abonos, normalmente vienen granulados y a veces líquido, para usarse en disueltos en el agua de riego.

También hay abonos químicos que se disuelven más lentamente, por lo que duran más. Son más caros que los convencionales. Otro tipo de abonos, llamado organomineral, es una mezcla de materia orgánica con algunos minerales. También existen fertilizantes para pulverizar las hojas de las plantas; generalmente contienen micronutrientes y se deben aplicar en pequeñas cantidades. Otros productos, son específicos para alguna planta o para corregir una carencia específica de algún nutriente.

Es aconsejable usar preferiblemente, el abono orgánico y evitar los fertilizantes químicos. Sin embargo, a veces es necesario adquirir estos últimos por la dificultad de obtener los primeros. Lo mejor es alternarlos. Además, es muy importante informarse para aplicar las cantidades apropiadas y evitar que la planta muera.

Tus preguntas





Búsqueda personalizada



Contacto     Links     Aviso legal
Copyright ©2005-2014, Todos los derechos reservados