Qué es el asma ?

> Inicio > Salud y Belleza

El asma se puede definir como un trastorno que afecta a los pulmones, específicamente a los bronquios, provocando molestas complicaciones y dificultad al respirar. El asma se produce por una propensión que poseen sus afectados de que se les inflamen las vías respiratorias, produciendo así, una gran cantidad de mucosidades, que junto con la inflamación dificultan en gran medida la respiración. Las vías respiratorias de las personas con asma también suelen ser muy sensibles o hiperreactivas a determinadas actividades como el ejercicio, o bien, a agentes contaminantes como el humo del cigarrillo o el polvo. Es debido a esta gran sensibilidad que los músculos lisos de las vías respiratorias se tensan y se contraen, lo que sumado a la producción de muchas y densas mucosidades, dificultan mucho el paso del aire y, por ende, la acción de respirar.

Cuando una persona sufre de una crisis de asma podría faltarle el aliento, así como también toser y emitir un sonido similar al de un silbato cuando inhala, además de sentir una fuerte opresión en el pecho. Estos molestos síntomas pueden durar unas cuantas horas, o por más tiempo en caso de una mala medicación.

Aunque las causas reales del asma no se conocen con mucha certeza, se cree que se trata de la combinación tanto de factores genéticos como ambientales, ya que, por ejemplo, lo que a una persona puede gatillarle una fuerte crisis asmática, a otra puede no provocarle ni un estornudo. No obstante, se consideran ciertos desencadenantes más típicos, entre los que encontramos, en primer lugar, los factores alergenos. Éstos son aquellos relacionados a las reacciones alérgicas comunes, y entre ellos está el polvo, los ácaros, el polen, las cucarachas, el moho y la caspa de los animales. Se consideran también como factores desencadenantes de crisis a los agentes irritantes y contaminantes que son transportados por el aire, como el humo y el polvo de tiza, el humo de cigarrillo, tanto para fumadores activos como pasivos, los perfumes y los vapores de pinturas húmedas y de la gasolina.

Es sabido que el ejercicio también suele provocar crisis asmáticas, así como también es posible que se desencadenen por exposición a aire muy frío o muy seco, o por el contrario, con aire muy caliente o húmedo. Por último, las infecciones de las vías respiratorias como los resfríos comunes pueden afectar en gran medida.

Si bien el asma no tiene cura, se puede mantener controlado con medicamentos adecuados a cada caso y teniendo claros los agentes desencadenantes de las crisis, de este modo, es posible controlar los factores de riesgo, y a su vez, las crisis.

Tus preguntas





Búsqueda personalizada



Contacto     Links     Aviso legal
Copyright ©2005-2017, Todos los derechos reservados