Qué es el calvinismo ?

> Inicio > Arte y Humanidades

El calvinismo es el conjunto de pensamientos filosóficos y teológicos que Juan Calvino expuso a lo largo de su vida como reformador protestante. Un dato curioso es que el término calvinismo él lo repudió toda la vida pero fue la manera distintiva con que los luteranos lo llamaron y así ha pasado a la historia. Como ocurre con todo gran pensador su legado trasciende más allá del ámbito filosófico o teológico, también es una forma de vida que a su vez es vuelta a interpretar con el tiempo.

Cada reformador encontró un incongruencia en la doctrina de la Iglesia Católica, o por lo menos algo que así les pareció y tratan de resolver tal problema. En lo personal el gran defecto de muchas de estas soluciones es que son subjetivas y entonces al extrapolarse se contradicen unas a otras, aún dentro del mismo catolicismo, pues existe una virtud-defecto en todas las doctrinas protestantes: las Sagradas Escrituras son la única fuente de verdad y se trata de un mensaje personal para cada cristiano.

Para Calvino la doctrina que tiene que ver con la predestinación es la que marca la gran diferencia con las demás tendencias reformistas. No se sabe en qué parte de su vida encuentra esta doctrina como contradictoria y cuando se cree listo empieza a exponer sus ideas a sabiendas que la Iglesia Católica las va a condenar. Lo que no creo que calculara bien fueron las consecuencias y a decir verdad ¿quién puede hacerlo con precisión? Como una nota adicional no vamos a hacer referencia a las Sagradas Escrituras, que es de donde el calvinismo apoya sus deducciones ya que no es el objeto de este trabajo y para ello hay estudios más profundos.

Hay 5 puntos o premisas con las que Calvino pretende explicar la predestinación: Primero: La depravación del ser humano. Según el calvinismo el pecado cometido por el hombre no solo “mancha” su naturaleza, que originalmente es bondadosa, la corroe al punto que es incapaz de distinguir lo bueno de lo malo. Es más su pensamiento se dirige a deducir que en el hombre se inclina a hacer lo malo. Por tanto el ser humano no puede hacer nada meritorio para lograr su salvación. Podríamos interpretar de esto que nuestros primeros padres atrajeron su propia condenación y la de toda la humanidad de manera fatal, dañando definitivamente el alma que Dios nos dio, y nos hace en este sentido impotentes para obtener la redención y nos predispondría a cualquier perversión.

Segundo: Dios hace una elección incondicional. Se entiende que es Dios quien puede hacer que el hombre se salve ya que el hombre no tiene ninguna posibilidad de lograrlo por sí mismo. ¿Por qué entonces hay personas buenas y malas? Porque Dios elige a unos y a otros no desde el principio de los tiempos, si mediar conocimiento previo. Esta elección no tiene ninguna razón más que la voluntad misma de Dios. Como ejemplo ¿por qué escoge a Abraham de entre todos los demás habitantes de Ur? Porque fue su elección, nada más, porque estaba predestinado. De esta manera uno puede distinguir si alguien está predestinado o no por sus acciones, claro que esto no es algo definitivo ya que no sabremos quienes han sido elegidos hasta el final de los tiempos. También dio pie a que muchos tuvieran una conducta "licenciosa", pero dentro de la interpretación que le daba Calvino reprobaba tal conducta, aunque no podía desautorizar del todo su pensamiento, aunque sí les impedía participar de la "cena".

Tercero: La Redención Particular. Por ello, y en palabras simples, cuando Jesús muere en la Cruz, los méritos de su muerte solo se aplican a aquellos que están predestinados a la salvación. El plan de salvación no se aplica a toda la humanidad sino a un grupo en particular. Con la gran tragedia de que en todos son llamados a ella. Para muchos este punto en particular es el más oscuro, ya que Dios hizo la creación de manera que esta fuera perfectible (con la capacidad de mejorarse a si misma), entonces ¿por qué el plan de redención afecta a unos y a otros no, si todos pueden mejorarse a si mismos? De allí que se aplique el segundo punto a esto, ya que Dios los ha elegido.

Cuarto: Gracia irresistible. La gracia de Dios, esa fuerza que hace que el cristiano viva en el Espíritu de Dios, es una fuerza a la que no podemos oponernos y que por lo tanto se manifiesta en una respuesta del elegido, por ello el Espíritu llama a través del predicador y el elegido responde, solo el elegido responde y en su vida se manifiesta esa elección. De esta manera aquellos que manifiestan en sus acciones la voluntad del Espíritu pueden considerarse elegidos. Sin embargo el llevar una vida virtuosa no es garantía de que se está entre ellos pues el único que sabe tal cosa es el Espíritu mismo, y entonces el creyente debe llevar una "vida virtuosa" con la esperanza de que sea un signo de que se está entre los predestinados.

Quinto: La perseverancia de los santos. Los elegidos permanecerán en Dios hasta que lleguen el final de los tiempos, es decir que a pesar de cualquier deseo de la persona la Gracia divina permanecerá siempre con ella como una fuerza regeneradora de manera que ninguno de los elegidos se pierda. Esto explicaba el por qué muchas personas (tanto bíblicas como en la vida cotidiana) en apariencia buenas de pronto cambiaban su forma de vida y esto ocurría porque nunca tuvieron la Gracia, nunca estuvieron predestinados y el caso contrario también quedaba justificado, cuando alguien en apariencia malo cambiaba su vida licenciosa, pues si la Gracia hacía que la persona perseverara entonces se podía llevar una vida como se quisiera ya que si se estaba predestinado al fin y al cabo perseverarían de alguna forma al final y si no, pues entonces de nada hubiera servido llevar una vida virtuosa.

Creo que es un pequeño resumen de cada uno de eso pilares del calvinismo, que tienen implicaciones muy importantes. Por ejemplo el calvinista no concibe a la iglesia separada del estado o al menos no debe ser así, pues la religión es vida y por tanto abarca todos los aspectos sean educativos, políticos, comunitarios y hasta económicos que la vida misma implica. Otra implicación muy natural de esta doctrina es que solo existen dos sacramentos: el bautismo y la cena, pero no tienen la “eficacia” que las otras doctrinas cristianas le atribuyen, más bien son algo simbólico.

Claro que aparecen muchas interpretaciones, por ejemplo la de los que llegan al extremo de decir que si no importan las acciones de las personas, no es necesario predicar, hacer buenas acciones y hasta es lícito llevar una vida licenciosa. El gran pero que encontraremos en esta filosofía es la justicia, Dios no puede tratar de manera indiferente al que hace el bien y al que hace el mal. Se trata de interpretar si el ser humano es libre y si Dios respeta esa libertad. Es indudable que el calvinismo ve la libertad de una manera muy diferente y que en el fondo no es esencial en plan divino el respeto a la misma, por lo menos tal como lo interpreta el catolicismo y otras religiones. Para éstos Dios respeta la libertad predestinando a aquellos que por sus méritos así lo merezcan y la redención es para todos, todos están invitados a participar de ella, la gran tragedia es que no todos la aceptan.

Tus preguntas





Búsqueda personalizada



Contacto     Links     Aviso legal
Copyright ©2005-2014, Todos los derechos reservados