Qué es el consumidor ?

> Inicio > Negocios

La definición más más simple nunca me ha gustado: el que consume, come, gasta o utiliza algo. La definición biológica de un consumidor nos da una idea más clara: el ser vivo que se nutre de lo que otros producen. Sin embargo la etimología de la palabra nos dice que significa “tomar” o “hacerse dueño” y en ese sentido es que podemos entender más el término.

Para que exista un consumidor debe existir la necesidad de adquirir algo y alguien que lo produzca. También puede existir una serie de intermediarios que faciliten el que un consumidor obtenga lo que quiere. Muchos hablan de de un “prosumidor” (sobre todo en economía) cuando una misma persona consume sus propios productos y lo aplican a la empresas pequeñas (nunca entendí el porque llamarlas pequeñas empresas) o a las de autogestión; el término es lo único novedoso que tiene, aún más si recordamos la agricultura medieval que era básicamente de autoconsumo y que siempre la producción se ha considerado como parte de un proceso de intercambio; si se carece de este principio no tiene sentido hablar de un “prosumidor” en economía pues no hay intercambio.

La teoría sobre el consumidor dice que tiene que existir una necesidad para que una persona sea considerada como un consumidor, en la medida que satisface aquella necesidad mediante un producto o servicio. Ahora bien podríamos hablar de varios tipos de necesidades de una persona, tales como las necesidades básicas donde la producción es esencial ya que las personas siempre van a necesitar alimentos, a manera de ejemplo.

Lo interesante son las diversas perspectivas con las que un economista puede enfrentar el tema: una asume que las tendencias de consumo se pueden modelar para obtener un “rendimiento” estable de manera que si no se consume cierto bien será para consumir otro. Por supuesto que esto es muy criticable pues una persona puede gastar menos en ocio para comprar más comida pero difícilmente va ha hacer lo contrario. Otra perspectiva, más moderna y compleja, toma en cuenta muchos factores, por ejemplo la parte racional del consumidor al realizar una compra, o el conjunto de decisiones previamente hechas y que conllevan a la decisión actual.

Entonces oímos términos tales como “los hábitos de consumo” que de manera global se pueden predecir y el detalle interesante es que un comportamiento particular eventualmente puede convertirse en global, como ocurrió en la actual crisis económica cuando el comportamiento de un grupo particular, el sector inmobiliario norteamericano tuvo un cambio radical en los hábitos del consumidor y terminó afectando la economía mundial. Los nuevos modelos buscarán mejorar mejorar la predicción de este comportamiento en el futuro y esperemos que sea para bien.

Tus preguntas





Búsqueda personalizada



Contacto     Links     Aviso legal
Copyright ©2005-2014, Todos los derechos reservados