Qué es el principio de parsimonia o navaja de Ockham ?

> Inicio > Ciencia y Tecnología

El principio de parsimonia, tal vez más conocido como la "navaja de Ockham", es una aseveración que traducida en términos sencillos dice que de varias explicaciones posibles a un fenómeno o problema dado la más sencilla es la que con toda probabilidad sería la más correcta. En realidad nunca entendí por que se usa el término parsimonia en este principio pero puedo especular un poco el porqué: Parsimonia es un sinónimo de frugalidad, ser parsimonioso es ser flemático y moderado; lo que nos conduce a decir que hay que ser circunspecto al tratar de encontrar una explicación a algo. Tal vez de allí derivan las otras maneras de llamarlo “principio de simplicidad” o “principio de economía”.

A finales de la Edad Media un filósofo y teólogo franciscano de origen inglés Guillermo de Ockham lo enuncia de la siguiente manera: “las cosas esenciales no se deben multiplicar sin necesidad”. Hay que recordar que la esencia en filosofía es la causa más simple de algo, en sentido estricto se entiende que es el principio fundamental de las cosas. Esto nos dice que entre menos suposiciones se hagan más pronto se encontrará la verdad. Por cierto, Guillemo de Ockham no fue el primer filósofo en usar este principio pero al parecer fue el primero que lo puso por escrito pues según él el conocimiento debía partir de casos particulares para luego generalizar, partir de lo simple a lo complejo.

Se le llama la “navaja de Ockham” (aunque originalmente muchos lo escribían como Occam) pues según los teólogos y filósofos de la época le daba una “rasurada ” a la barba de Platón, en sentido figurativo, pues sus seguidores usaban el principio de generalizar y luego particularizar lo que llevaba a muchísimas explicaciones a un solo fenómeno, muchas de estas explicaciones resultaban en una verdadera maraña que al final no servían más que como ejercicio intelectual. He de aclarar que como método de estudio la ciencia usa ambos principios: de un fenómeno particular encontrar una generalización, por ejemplo, si observamos una rosa de color rojo podemos generalizar que todas las rosas son rojas; de lo contrario podemos encontrar por estadística que las personas curiosas leen más que las que no lo son, así que se puede suponer que usted al leer esto es una persona curiosa.

El principio de Ockham es aplicado en todas disciplinas de las ciencias sociales y naturales pero los estudiosos muchísimas veces incurren en el error de pensar que se trata de algo infalible. Veamos el ejemplo clásico: se entra en una habitación y encontramos un cadáver con una herida y a una persona con un arma humeante. Es obvio que la explicación más simple es que la persona asesinó al que ahora es cadáver pero bien podría tratarse de una escena bien montada para hacernos víctimas de una cruel broma o engaño. También existen explicaciones más complejas pero si nos atenemos al principio de parsimonia la primera explicación debería ser la verdadera. Todos entendemos que bien podría ser verdadera la segunda explicación siendo falsa la segunda. Solo más evidencia podría descartar la verdad. ¿Entonces para qué sirve ese principio? Pues bien un amigo mío dice que siempre es mejor empezar por lo más simple, es decir tratar de descartar las posibilidades más simples pues es más fácil por allí que por algo complicado.

Tus preguntas





Búsqueda personalizada



Contacto     Links     Aviso legal
Copyright ©2005-2014, Todos los derechos reservados