Qué es el síndrome de depresión mayor persistente ?

> Inicio > Salud y Belleza

Existen varios tipos de depresiones y como la literatura en otros idiomas a veces es un poco ambigua, por lo menos en su traducción, esta condición también es conocida como síndrome de depresión grave persistente. En general las depresiones se pueden clasificar en depresiones leves, moderadas, graves (o mayores), puede presentarse también el trastorno depresivo breve recurrente y el trastorno depresivo subclínico.

En el penúltimo las depresiones no parecen muy importantes pero se repiten cada cierto tiempo y en el último es un caso único que aunque dura algún tiempo no requiere de tratamiento clínico, pues la persona misma lo supera por si mismo, aunque en algunos casos se presenta previo a una depresión mayor o grave, que sí debería ser tratada clínicamente. En una depresión se pueden presentar síntomas como cambios de humor que van de la tristeza, pasan por la apatía y llegan a la irritabilidad; disminuye la capacidad de disfrutar y divertirse; se pierde la esperanza; cambios en el peso, tanto aumento como disminución; trastornos del sueño, que puede manifestarse tanto con insomnio como con dormir mucho; debilidad física; la persona se siente inútil; tiene sentimientos de culpa; su capacidad intelectual disminuye; la capacidad de concentrarse en algo disminuye mucho también y se presentan ideas suicidas o asociadas a la muerte de manera recurrente.

Voy a decir que estoy resumiendo mucho y que a los entendidos les lleva años aprender a diagnosticar una depresión, algo que muchas abuelas aprenden con el tiempo y que manera intuitiva, no sé como expresarlo apropiadamente, pero tenían ese olfato y se daban cuenta cuando un nieto o un hijo no estaba bien aunque los demás no se dieran cuenta. Una depresión leve o moderada se expresan entre dos o tres de los síntomas que he mencionado en una grave se presentan mas de cinco. Cuando una de estas depresiones permanece por más de tres meses entonces estamos en una depresión persistente.

El límite de tres meses es muy subjetivo y muchos psicólogos y psiquiatras las diagnostican con menos pero la pura verdad es que muchos pacientes tienden a ocultar sus estados y aunque clínicamente estemos hablando de algunas semanas se podría estar hablando de muchos años. Muchos pacientes con el síndrome de depresión grave persistente se vuelven del todo disfuncionales, muchos terminan como mendigos en la calle sin que sus familiares se lleguen a dar cuenta a pesar de que los están buscando.

Recuerdo como un médico y un abogado llegaban a ver a su mama que vivía en las calles, durmiendo entre cartones. Le llevaban comida, ropa y dinero. ¿Van a creerme que la señora rechazaba la medicación? Y ni soñar que la internaran en un sanatorio o un albergue. Pues no es extraño en estas personas. Siempre admiré el respeto que esos dos hijos tenían por su madre y nunca podré expresar la angustia que me produce el recordarlo porque una depresión no solo afecta a la persona que la padece, afecta a quienes la rodean y a la sociedad también.

¿De verdad no era posible hacer nada en casos así? Es difícil dar una respuesta, además estoy hablando de un caso que sucedió ya hace mucho, hoy se sabe que la depresión persistente debe ser tratada tanto con medicamentos como clínicamente, que es posible que haya que tratar a las familias también porque el mal tiene factores genéticos y hay estudios que indican que la sociedad debe tratarlo también de forma integral, muchos valiosos ciudadanos se incapacitan debido a ello, perdiéndose valioso tiempo laboral y hasta creando cargas sociales si la incapacidad es permanente. ¿Permanente? Sí, al parecer este tipo de depresiones se deben a que en el cerebro se dejan de producir algunos neurotransmisores asociados a las endorfinas y en especial a la serotonina, algunos casos se presentan porque si bien el cuerpo tiene la serotonina suficiente por alguna razón ésta no actúa, se ve bloqueada.

De hecho los tratamientos modernos para el síndrome de depresión mayor persistente y sus variaciones, se basan principalmente en utilizar medicamentos que aumenten la cantidad utilizable de serotonina en el cerebro como base principal. Sin embargo puede llegar un momento en que la persona tenga ya un daño neurológico debido a la ausencia de tal sustancia y para entonces se pueden producir daños permanentes. Es difícil que una persona se de cuenta de que está deprimida o de que tome conciencia de ello, sobre todo si es un mal persistente. Podría decirse que se “acostumbran” a vivir así sin tomar conciencia del daño que se producen a sí mismos y a los demás. Si uno tiene la más mínima duda debería consultar con un médico y ayudarse a tomar decisiones.

Tus preguntas





Búsqueda personalizada



Contacto     Links     Aviso legal
Copyright ©2005-2017, Todos los derechos reservados