Qué es la combustión humana espontánea ?

> Inicio > Sociedad

La combustión humana es un fenómeno considerado por muchos como paranormal, que consiste en la incineración de un ser humano sin ninguna fuente externa que la provoque. Este fenómeno ha sido uno de los más hablados entre los seguidores y estudiosos de lo paranormal y hasta el día de hoy no existe una certeza de lo que pueda causar este extraño suceso.

Se han contado historias relacionadas con este fenómeno desde el siglo XVII, pero sólo son historias ya que nunca se verificaron. El primer caso fechado es el de un alcohólico parisino que fue encontrado, en 1673, hecho cenizas, salvo por unos dedos de los pies. El entorno no presentaba ningún daño. Otro caso, esta vez más famoso, ocurrió en 1731, cuando se halló a la condesa Bandi convertida en cenizas, con la excepción de sus extremidades que se encontraron sin daños. En 1763, se realizó la primara investigación por el francés Jonas Dupont, que publicó un popular libro llamado “De Incendis Corporis Humani Spontaneis”. El autor se inspiró en la muerte de Nicole Mollet, causada supuestamente por el fenómeno.

En 1853, el escritor Charles Dickens publicó su novela Bleak House, en la que usó la combustió espontánea en la muerte de unos de los personajes principales de la obra. Los detalles de la muerte fueron muy similares a los que hubo en el caso de la condesa Bandi. En 1951, ocurrió el famoso caso de Mary Reeser, que devolvió el interés sobre el tema. Marry se convirtió en cenizas; sólo quedó su pie izquierdo. Este caso se convirtió en un clásico y motivó la realización de algunos libros. Otro clásico fue el caso del doctor Irving Bentley, que, en 1966, fue encontrado en el baño, supuestamente después de haberse incendiado, dejando sólo una pierna sin daños y un agujero de 1 metro de diámetro que permitía ver las tuberías.

Los anteriores son algunos de los casos más representativos de la combustión humana espontánea. Todos ellos han presentados características similares que ayudan a los estudiosos a crear teorías sobre lo que pudiera causar la combustión humana espontánea. Las características que se repiten en los casos incluyen las siguientes: el fuego estaría concentrado en el torso de la víctima, ya que muchas veces se encuentran restos de extremidades o cráneos intactos; el torso y los muslos siempre terminan convertidos en cenizas. El entorno de donde ocurre el hecho, y los objetos cercanos no reciben daño o lo reciben en muy poca magnitud. Los objetos de la habitación que están a más o menos un metro de altura, sufren daño por calor. Los cuerpos han sido encontrados bajo techo. El cuerpo se quema con mucha más rapidez que en un incendio normal. La mayoría de las víctimas han sido mujeres y en general, son personas alcohólicas, con sobrepeso, y de edad avanzada. Nunca se ha sabido de un testigo presencial ya que siempre que ocurre el fenómeno, la persona está sola. Un dato interesante es que, a pesar del nombre del fenómeno, siempre ha habido una fuente de ignición, como el hecho de que las víctimas fumaban.

Uno de los factores que más complican a los investigadores de la combustión espontánea es el calor que debería existir para dejar un cuerpo reducido a cenizas. En un incendio normal, la persona resulta carbonizada pero aún con su cuerpo completo. Para lograr que quede como ceniza se debería suministrar combustible por muchas horas al cuerpo, mientras actúa el fuego y aún así es difícil que los huesos sufran daños considerables, teniendo en cuenta que al cremar un cuerpo a 1100º C los huesos aún siguen completos. Otro factor es que la ceniza en los casos de este fenómeno ha sido de color blanco, lo que indica que el calor debió alcanzar los 2500º C.

La teoría más satisfactoria que ha surgido es la del “efecto mecha”. Ésta postula que antes del incendio, la persona habría muerto de algún ataque al corazón u otra causa, por el consumo del alcohol o el exceso de cigarro. Como siempre existió una fuente de ignición cercana como un cigarro o una chimenea, el cuerpo ya muerto sería alcanzado por las llamas, prendiéndose la ropa. La ropa sería la mecha y la propia grasa del cuerpo, el combustible que alimentaría la llama. Recordemos que todas las víctimas eran obesas, entonces, la cantidad de grasa, acumulada especialmente en el torso y los muslos, sería suficiente como para darle vida al fuego durante horas. Las temperaturas serían altas y aún más con otros objetos combustibles cercanos, como las sillas, ropa de cama, etc.

La combustión humana espontánea es indudablemente, un suceso extraño. Sin embargo, la gran mayoría de los pocos casos que existen son sólo documentados y no verificados y las versiones contadas son adulteradas para otorgarle al asunto el carácter de paranormal. Es por eso que no se registran víctimas jóvenes sanas y, a pesar de que dicen que no existen fuentes externas de calor, siempre las hay. Por lo tanto, existen aún muchas dudas de que este fenómeno sea realmente paranormal, pero a la vez, aún no existe una explicación científica totalmente satisfactoria. Sólo con el tiempo se descubrirá el verdadero carácter de este fenómeno.

Tus preguntas





Búsqueda personalizada



Contacto     Links     Aviso legal
Copyright ©2005-2014, Todos los derechos reservados