Qué es la esquizofrenia ?

> Inicio > Salud y Belleza

La esquizofrenia es una enfermedad mental de tipo crónica, que se caracteriza por presentar una alteración en la percepción del mundo real, afectando los pensamientos, las emociones y la conducta. El término proviene del griego schizo: división y phrenos: mente. Por este origen etimológico, es que en la cultura popular se le suele asociar a los trastornos disociativos de la personalidad, pero esto es un error, y la esquizofrenia en realidad se refiere a un grupo de trastornos, con diversas posibilidades sintomatológicas. Las distorsiones de la realidad, producto de la esquizofrenia, pueden afectar los cinco sentidos del individuo que la padece. Normalmente, se presenta con alucinaciones, paranoia, dificultades de expresión y de pensamiento, que afectan grandemente la vida social y las ocupaciones de las personas. Esta enfermedad afecta principalmente a los adultos jóvenes y, en la actualidad, casi un 1% de la población la manifiesta.

Normalmente, la esquizofrenia se nota en una persona, cuando ésta manifiesta alucinaciones, delirios, pensamientos desordenados o extraños y también comentarios inusuales. Es muy común que una persona comience a manifestar delirio de persecución, ya que piensa que en todo momento lo observan y lo siguen. Además, pueden ver cosas diferentes, crear personajes y situaciones que no son reales; incluso pueden pensar que son otra persona, generalmente famosa. Otro problema manifestado por personas con esquizofrenia es el aislamiento social que puede ser provocado por varios factores. También tienen una tendencia a la desmotivación y a la apatía. Es un error creer que son personas violentas o capaces de matar. La mayoría de ellos no presentan ese comportamiento.

Es importante saber que ninguno de los signos mencionados es un diagnóstico de la enfermedad y cualquiera de ellos puede ocurrir debido a otras condiciones médicas. Los síntomas mencionados deben estar presentes por un mes en la persona y persistir durante 6 meses. Se debe observar también si hay alteración del sueño, balanceos, desinterés en actividades que antes eran placenteras, desorientación, movimientos y posturas raras, también catatonia, cuando la persona no habla durante mucho tiempo o se queda inmóvil y a veces en posiciones extrañas; también se agitan sin razón. La catatonia ocurre en pocos casos.

Los síntomas de la esquizofrenia se pueden describir como positivos y negativos. Los positivos se refieren a los síntomas que la mayoría de las personas no experimentan normalmente, como delirios, alucinaciones y desórdenes del pensamiento. Se consideran manifestaciones típicas de la psicosis. Los síntomas negativos son los que incluyen la pérdida de habilidades o rasgos normales, como la dificultad de expresar emociones o afectos, la pobreza de lenguaje, la dificultad de sentir placer, la pérdida del deseo de relacionarse, la desmotivación, etc. Las personas que poseen síntomas negativos son más susceptibles a tener baja calidad de vida, problemas funcionales y otras dificultades.

Se considera que existen cinco tipos de esquizofrenia: la esquizofrenia paranoide, en la que existen principalmente delirios y alucinaciones, especialmente auditivas. En este caso, no se presentan irregularidades en el pensamiento y en el comportamiento y tampoco hay dificultades de relacionarse con otros. Es el tipo de esquizofrenia de mejor evolución. Normalmente se manifiesta entre los 20 y los 30 años. La esquizofrenia desorganizada, que presenta desórdenes del pensamiento y de la comunicación, además de problemas afectivos. Es más común que se manifieste en la juventud y su evolución no es tan buena, debido en parte a que los que la presentan son muy inmaduros. La esquizofrenia catatónica, en la que las personas quedan inmóviles o presentan movimientos agitados sin razón. Puede llegar a ser peligrosa cuando la persona no se alimenta. Aún cuando no lo demuestran, estas personas piensan y sienten, pero no reaccionan ante esos impulsos. No deberían suceder si existe la preocupación y el tratamiento adecuado. La esquizofrenia indiferenciada, que presenta síntomas sicóticos que no son concretos como para considerarla dentro de los otros tipos. Finalmente, la esquizofrenia residual, que presenta síntomas positivos en menor intensidad.

Es posible encontrar otros dos tipos de esquizofrenia: la esquizofrenia simple, que no manifiesta problemas síquicos pero si un desarrollo progresivo de síntomas negativos. La depresión post esquizofrénica, que presenta un episodio de depresión que se presenta después de un trastorno de esquizofrenia. Permanecen algunos síntomas leves.

En cuanto a las causas de esta enfermedad se encuentran factores como la genética, factores prenatales, sociales y también el uso de drogas. Se piensa que la enfermedad no es causa de un solo factor, sino más bien a la combinación de varios de ellos, como la herencia mezclada con factores del entorno. En cuanto a la genética, se han realizado investigaciones que sugieren que las personas que tienen parientes cercanos con esquizofrenia, tienen mayor probabilidad de tener la enfermedad. Sin embargo, es más probable que se desarrolle cuando otros factores se presentan en conjunto. Se han realizado estudios que muestran que hay factores prenatales que pueden más tarde ser una causa de esquizofrenia. Se encontró que la mayoría de las personas con la enfermedad habrían nacido en invierno o en primavera, especialmente en el hemisferio norte del planeta. También pueden afectar algunas infecciones prenatales. Además se consideran los factores sociales, como la mayor probabilidad de tener la enfermedad al vivir en un medio urbano. Otros factores son la pobreza, la discriminación, la disfunción familiar, el desempleo, las malas condiciones de vida, los abusos y traumatismos en la infancia, entre otros. En cuanto al consumo de drogas, no se ha demostrado claramente su relación con la esquizofrenia; sin embargo, es interesante notar que más de la mitad de las personas enfermas consumen drogas ilícitas.

El tratamiento de la esquizofrenia incluye fundamentalmente el uso de fármacos llamados antipsicóticos. Estos medicamentos pueden controlar los síntomas de la enfermedad; sin embargo, poseen varios efectos secundarios que causan molestias a los pacientes, lo que hace que abandonen rápido el tratamiento. Afortunadamente, se han creado nuevos fármacos más eficaces y que disminuyen los efectos secundarios, que permite a los pacientes se más perseverantes. Se están realizando numerosos estudios para seguir avanzando en el tratamiento de la enfermedad ya que se considera controlable. Es importante notar que un tratamiento con fármacos es más eficaz al ayudar sicológica y socialmente a las personas con esquizofrenia, ya que es posible que convivan con el resto con una mejor calidad de vida, al ser integrados y al ayudarlos a tener ocupaciones.

Tus preguntas





Búsqueda personalizada



Contacto     Links     Aviso legal
Copyright ©2005-2014, Todos los derechos reservados