Qué es la estimulación cerebral profunda ?

> Inicio > Salud y Belleza

Así se denomina a una técnica psiquiátrica y fisiológica que implica la colocación de un estimulador eléctrico en el cerebro. La técnica es conocida con las siglas DBS pues en inglés se escribe como “Deep Brain Stimulation”. El instrumento que se usa es básicamente un electrodo unido por medio de un conductor eléctrico a una batería y otros dispositivos electrónicos que funcionan de manera muy similar a los que controlan un marcapasos y se conocen en conjunto como neuroestimulador. El electrodo se coloca en una región determinada del cerebro y el neuroestumilador se coloca generalmente debajo de la piel y por encima de la clavícula más cercana.

Su funcionamiento es muy similar al de los marcapasos: para la estimulación cerebral profunda, cada cierto tiempo el neuroestimulador envía una señal que interrumpe las señales propias del cerebro. Debo decir que muchos especialistas usan esta técnica como último recurso, cuando los tratamientos con drogas o terapias fallan del todo y la verdad es aún esos casos son bastante reacios a recomendarla debido a los peligros que implica de por sí la operación quirúrgica y un posible error en el calibrado del aparato. Suele colocárselos en secciones muy sensibles e importantes del cerebro (bueno, en el cerebro casi que no hay partes sin importancia) y cualquier mal funcionamiento o error puede tener graves consecuencias.

Para determinar que “áreas se deben estimular” los médicos deben realizar varios estudios radiológicos: resonancias magnéticas, tomografías computarizadas y estudios muy delicados semejantes a los electroencefalogramas pero los electrodos se colocan dentro del cerebro y no en la piel del cráneo como suele hacerse normalmente, también es uno de los exámenes que se hacen de manera previa a la instalación de los electrodos. La técnica nació a manera de experimento allá por los años cuarenta o cincuenta del siglo XX cuando a voluntarios se le colocaban electrodos en la corteza cerebral para estimular recuerdos, como el cerebro no experimenta en sí el dolor es relativamente fácil colocar anestesia local, abrir el cráneo y hacer las estimulaciones con el voluntario consciente.

Al descubrirse que ciertas enfermedades tenían su origen en un mal funcionamientos de las conexiones nerviosas se pensó en estimular las áreas del cerebro asociadas a esos males como se hacía en la corteza cerebral ya no para evocar recuerdos sino para intentar normalizarlas, una especie de calibración y en muchos casos resultó un éxito pero no era duradero, de allí la necesidad de mantener los electrodos de manera permanente usando el neuroestimulador para enviar las señales que volvían a “calibrar” los impulsos nerviosos. Aunque el tratamiento más aceptado es el que tiene que ver con el dolor crónico, el síndrome de Parkinson, algunas distonías y enfermedades similares también ha sido exitosa tratando epilepsias, trastornos obsesivo-compulsivos, la depresión, comas postraumáticos y otros más.

No debemos pensar que la estimulación cerebral profunda se trata de una panacea para las enfermedades nerviosas, son casos muy bien diagnosticados realizados con especialistas de varias disciplinas médicas y en los cuales se ha encontrado que ningún tratamiento ha resultado efectivo. También he leído un poco que se está experimentando un tratamiento DBS para la fibromialgia y el síndrome de fatiga crónica y repito, es todavía experimental.

Tus preguntas





Búsqueda personalizada



Contacto     Links     Aviso legal
Copyright ©2005-2017, Todos los derechos reservados