Qué es la histeria ?

> Inicio > Salud y Belleza

La histeria es una enfermedad nerviosa que suele clasificarse como una psicosis, tiene una gran cantidad de síntomas muy variados, la mayor parte de ellos son funcionales y pueden ser acompañados por convulsiones. La enfermedad es conocida desde tiempos muy antiguos y se creía que era exclusiva de las mujeres, de allí el origen de la palabra: del francés “hystérie” que a su vez se deriva de la palabra griega que designa al útero. Por entonces se pensaba que el causante de todo esto era el útero o la vagina.

Ahora bien ciertos autores se niegan a considerar que se trata de una enfermedad psicológica o psiquiátrica pues una de sus características es que no tiene causas físicas aparentes, en otras palabras el sistema nervioso de los pacientes está sano. Sin embargo muchos de esos autores terminan hablando de esta enfermedad usando otra terminología. Algo es claro: en los manuales de diagnóstico más conocidos no se menciona una forma eficaz de determinar si un paciente padece de tal mal.

Otro aspecto que es seguro en todos los casos de histeria es que un conflicto psicológico en el paciente se manifiesta en algo orgánico, por ejemplo una ceguera, una parálisis o una amnesia sin que haya razones físicas que las provoquen sin embargo los síntomas son reales para los pacientes. Muchos de estos síntomas son muy exagerados y coinciden con los de otras enfermedades lo que confunde mucho a los médicos terminando por intranquilizar más al paciente que nota tal confusión, que sus exámenes salen normales y que no se siente aliviado.

Seamos sinceros, cualquiera pensaría que algo anda mal en tales circunstancias y en el caso del histerismo ésta situación lo que hace es empeorar más la psicosis. Algunos investigadores, con mucha paciencia por cierto, han logrado determinar que durante los ataques de histerismo los cerebros de las personas presentan ciertas anomalías; por desdicha los estudios no permiten concluir en definitiva que ocurre pero hace pensar que en esos instantes las terminales nerviosas actúan en forma “desordenada” lo que muchos comparan con un “corto circuito” al que no se le han determinado las causas. Esto en definitiva es un síntoma pero como solo se presenta en las crisis de histerismo nos deja más preguntas que respuestas.

Una crisis de histeria empieza con dolores en el vientre, las famosas palpitaciones, la sensación de atragantarse, alteraciones visuales (ceguera incluida) y finalmente un ataque del tipo epiléptico. Muchos incluyen dentro del histerismo los casos hipocondríacos, neurastenia (llamada también cansancio mental), fuga disociativa (hacer un viaje largo y no recordarlo), trastornos de personalidad (como las personalidades múltiples) y la despersonalización (no recordar algo pero que es demasiado amplio como para atribuirlo a un simple olvido) que no se puedan explicar por causas ya conocidas. Hay algo muy característico es que estos enfermos ganan algo con la enfermedad: Por un lado podrían resolver un conflicto o frustración actual. Si no podrían simbólicamente reprimirlo al subconsciente. Sea cual sea ellos ganan algo con cada crisis.

El único tratamiento efectivo para la histeria hasta ahora es el psicoanálisis: el carácter de estas personas está seriamente afectado y la terapia llevará a una reestructuración total del carácter mismo y aunque los síntomas teatrales desaparezcan en las primeras sesiones no hay que olvidar que se trata de una persona histérica y que su mejoría va a ser lenta y que podría recaer con una nueva gama de síntomas diferente a los anteriores. De hecho algunos pacientes han aprovechado la misma terapia y la interpretan como otra ganancia y su mejoría es totalmente fingida o aparente. Como pueden darse cuenta todo esto deja con un sinsabor tanto al investigador, como al paciente y el terapeuta.

Tus preguntas





Búsqueda personalizada



Contacto     Links     Aviso legal
Copyright ©2005-2014, Todos los derechos reservados