Qué es la toxoplasmosis ?

> Inicio > Salud y Belleza

La toxoplasmosis es una enfermedad que por lo general produce leves infecciones, ocasionada por el famoso "toxoplasma gondii", el nombre científico de un protista o protozoario unicelular de la familia de los sarcosporidios y los coccidios; todas las especies de este grupo son parasitarias. Por cierto, sarcosporidios es una palabra “vieja” pare este grupo protozoarios pero si no me falla la memoria es la única que encontramos todavía que no es un “anglicismo” y que está en los diccionarios, por otra parte me gusta mucho el uso de los nombres científicos para estos organismos porque resulta muy difícil confundirse al buscar la información relacionada a ellos.

Y entonces decimos que el toxoplasma gondii es principalmente conocido por ser el causante de la toxoplasmosis: en términos generales esta enfermedad infecciosa se manifiesta mediante la formación de quistes en algunos tejidos, en especial el tejido muscular. Ahora bien estos quistes tienen una particularidad: se forman dentro de las células y por ello el sistema inmune no los detecta con facilidad.

Estos organismos se caracterizan porque tienen dos tipos de huéspedes parasitarios: los huéspedes primarios o definitivos y los secundarios. En el caso del toxoplama gondii el huésped primario es el gato y los huéspedes secundarios pueden ser cualquiera de los animales de sangre caliente. En los gatos los protozoarios se reproducen de manera sexual mientras que en los huéspedes secundarios se reproducen por medio asexual. Veamos lo que ocurre: primero los gatos los desechan a través de las heces lo que se denominan “ooquistes”, que son como huevos que contienen dos “esporoquistes” y cada uno contiene a su ves cuatro células llamadas “esporozoitos” que vienen a ser como las esporas de lo helechos. A lo largo de unos cinco días estos ooquistes se mantienen fértiles, es decir que pueden infectar a otros hospederos.

Una vez dentro del organismo hospedero, generalmente llegan a través del agua, los esporozoitos pueden ser detectados por el sistema inmune a menos que alguno logre infectar una célula, en ello originan a los “traquiozoitos” que son la forma no sexual adulta de este parásito. Se reproducen formando una vacuola, el ooquiste, dentro de la célula que les sirve para evitar matarla y como refugio dentro del sistema inmune pero llega un momento en que son tantos los ooquistes se revienta la célula y muere liberando los traquiozoitos. También son fácilmente detectados por el sistema inmune y por tanto son destruidos con rapidez por el cuerpo a menos que alguno logre encontrar una célula hospedera. El ciclo asexual se repite así hasta que ocurre alguna alteración.

El caso más común es el de la infección de las ratas, nadie sabe cómo, pero el parásito modifica el comportamiento de las ratas, que tienden a huir si les llega el olor de la orina de los gatos pero hacen lo contrario precisamente por la acción del parásito y son atraídas por tal olor. Claro que podemos suponer que esto beneficia al parásito pues la rata es atrapada por un gato y es ingerida permitiendo el inicio del ciclo sexual del parásito, de verdad ingenioso. Dentro del gato se dan ambos sistemas de reproducción con lo que encontramos ooquistes que contienen troquiozoitos y otros que contienen esporoquistes, estos últimos se originan solo por la reproducción sexual del parásito.

La enfermedad en si, la toxoplasmosis, en realidad es muy controlable en los seres humanos a menos que el sistema inmune no funcione adecuadamente, tal es el caso de los fetos humanos, de las personas de cierta edad y los que sufren de enfermedades inmunitarias como el SIDA. La infección es prácticamente que asintomática si está alojada en los intestinos, si afecta a otros órganos uno de los primeros síntomas es la inflamación de los ganglios linfáticos, al punto que son visibles a simple vista, fiebre, dolor de garganta, dolores de cabeza o en los tejidos de la misma y mialgias, dolores musculares, que es tejido favorito de este parásito para reproducirse.

Como tenemos tejido muscular en todo el cuerpo la invasión de otros tejidos no se deja esperar. En el caso de un feto, sin temor a decirlo, debe sufrir mucho y tenemos que recordar que el saco vitelino donde se encuentra es una región inmuno-preferente, es decir que las defensas del cuerpo no lo atacan y las propias no están listas. La mayoría de los pacientes que padecen de toxoplasmosis no necesitan ningún tratamiento y cuando se usa, como ya dijimos en el caso de embarazos y pacientes con problemas de inmunidad biológica se usan antibióticos de la familia de la eritromicina, generalmente por vía intramuscular para facilitar la absorción.

Tus preguntas





Búsqueda personalizada



Contacto     Links     Aviso legal
Copyright ©2005-2017, Todos los derechos reservados