Qué es la viola da gamba ?

> Inicio > Arte y Humanidades

La viola de gamba es un instrumento de cuerda frotada muy antiguo. Se desarrolló más o menos en el año 1400 y se utilizó especialmente durante el Renacimiento y el período Barroco. Aunque se parece a los instrumentos de la familia del violín, la viola de gamba tiene otro origen y presenta una estructura diferente.

La historia de la viola de gamba comienza en España en el siglo XV. En esos tiempos, los músicos utilizaban el arco de un instrumento de origen africano llamado rabab. Curiosamente, el Rabab era mucho más parecido a un instrumento de cuerda pulsada, de hecho se tomaba igual que una guitarra y se deslizaba el arco en forma vertical; por esa razón, la viola de gamba está más relacionada con la guitarra española que con el violín. Esta primera versión de la viola de gamba se llamaba vihuela d’arco y tenía un puente plano que permitía tocar todas las cuerdas a la vez. Con el tiempo se modificó, cambiando el puente a uno redondeado que permitiera tocar una cuerda a la vez y se comenzó a ubicar de manera vertical; además, se le agregaron trastes haciéndose muy parecida a un instrumento de cuerda pulsada. La viola de gamba se hizo muy popular pero por los siglos XVIII y XIX comenzó a disminuir su actividad, principalmente debido al desplazamiento de los nobles en Europa tras revoluciones y movimientos populares; dado que la gamba se asociaba a la nobleza y la aristocracia, fue prácticamente eliminada del mapa. Por otra parte, las grandes salas para conciertos exigían un instrumento de mayor volumen y potencia, por lo que la popular viola fue finalmente desplazada por los violonchelos. En la actualidad aún es utilizada, pero especialmente en el ámbito de la música antigua.

La viola de gamba tiene una estructura muy similar al contrabajo (miembro de la familia del violín, aunque esto se discute). Consiste en una caja de resonancia con fondo plano y tapa armónica abombada. Las tapas están unidas por los arcos, que le dan una curvatura no tan pronunciada como la del violín. En la parte superior es de hombros caídos y con una orientación hacia el mango. Sobre la tapa armónica se encuentras los oídos que en el caso de la viola de gamba son en forma de C. En la tapa también se encuentra el cordal, que retiene las seis o siete cuerdas del instrumento y el puente, que las sostiene en alto. El diapasón de la viola de gamba presenta siete trastes y termina el clavijero, que posee una voluta que generalmente tiene forma de rostro femenino. En el interior, existen dos estructuras que permiten el sonido de la viola de gamba: la barra de bajos, que corre a lo largo de las cuerdas bajas, y el alma que se encuentra debajo de puente. Las cuerdas de la viola de gamba son más finas y menos tensadas que las de la familia del violín.

En su época, la viola da gamba se fabricaba en todos los tamaños, y con 4, 5, 6 y hasta 7 cuerdas, pero cuando se habla del instrumento, generalmente nos referimos a la viola da gamba bajo, algo así como el  equivalente al violonchelo, pero con 6 cuerdas (lo más común). Los intérpretes del instrumento de más fama eran los virtuosos de la época, hasta aproximadamente la muerte de Bach (de hecho se debate si las suites para chelo fueron originalmente creadas con la intención de ser tocadas en la gamba). Este instrumento ha vuelto a ser "popular" en los círculos de música antigua, en parte gracias a la película "Todas las mañanas del mundo", que justamente trata de la gamba en Francia, en la época de apogeo del instrumento.

La forma de tomar una viola es poniéndola entre las rodillas, sin que toque el suelo (de hecho "gamba" se refiere a las piernas o los muslos. En cuanto al arco, en la antigüedad se tomaba con la palma de la mano hacia arriba; actualmente, se toma de la misma manera, para respetar la ejecución de la época. Entre los compositores de obras para violas de gamba, destacan artistas como Henry Purcell, Sainte Colombe (el protagonista de la famosa película protagonizada por Gérard Depardieu y su hijo), Marin Marais (con su destacada obra “Le Laberynthe”), Antoine Forqueray, Diego Ortiz y Johann Sebastian Bach (destaca su obra Sonatas para viola da gamba y clavicémbalo BWV 1027-1029), entre otros. También destacan intérpretes como José Vàzquez, Wieland Kuijken, Jordi Savall y Sergio Álvarez, entre otros.

Tus preguntas





Búsqueda personalizada



Contacto     Links     Aviso legal
Copyright ©2005-2014, Todos los derechos reservados