Qué es un bypass gástrico ?

> Inicio > Salud y Belleza

Un bypass gástrico es una intervención quirúrgica para poner fin a la obesidad. Consiste en un corte que se realiza en el estómago de manera de crear una pequeña bolsa gástrica de entre 10 y 30 centímetros. Ésta hará las veces de estómago, reduciendo su tamaño considerablemente. Una vez que se ha realizado esa primera etapa se une el nuevo estómago al intestino delgado. El remanente del estómago queda intacto porque continúa recibiendo un flujo normal de sangre. El procedimiento es conocido popularmente como engraparse o "corchetearse el estómago" haciendo alusión a las engrapadoras o corcheteras.

Es considerada una intervención de tipo mixto. Esto quiere decir que la pérdida de peso es mediante dos vías, la restricción de la ingesta de alimentos y la disminución de su absorción. Es decir, no sólo se comen menos alimentos gracias a la sensación de saciedad que se logra con un estómago más pequeño, si no que también, producto del segmento de intestino que los alimentos se saltan con el nuevo recorrido, se reduce la absorción calórica. En promedio, se logra bajar el 70 porciento del peso que se tenía en exceso.

El procedimiento puede hacerse de dos maneras: por vía abierta o por laparoscopía (tipo de operación que permite operar por medio del uso de una cámara de video, sin necesidad de hacer un corte mayor en el paciente). Este tipo es el más usado y el más recomendable ya que la recuperación es más rápida y las cicatrices más pequeñas.

La recuperación, para un paciente operado mediante la técnica de laparoscopia, requiere de una hospitalización que va entre los tres y cuatro días, además de un reposo de entre diez y quince días. A partir de ahí el paciente puede retomar su vida normal e incluso realizar actividad física controlada.

Este procedimiento se aplica a personas que tienen un índice de masa corporal (IMC) igual o superior a 40, y en casos de personas con enfermedades asociadas, es suficiente con un IMC de 35.

Recientes investigaciones han demostrado que el bypass gástrica es una solución muy beneficiosa para pacientes obesos aquejados de diabetes. Una vez que se someten a la operación logran controlar positivamente su enfermedad y alrededor de un 90 porciento vuelve a tener niveles de glicemia plasmáticos normales por lo que no necesita tomar medicamentos orales ni inyectarse insulina.

En cuanto a sus riesgos, son similares a los de cualquier intervención de este tipo, lo que incluye sangramiento, infección y obstrucción. Sin embargo, siempre los riesgos de ésta son menores que los que implicaría continuar viviendo con una obesidad mórbida sin tratar.

Además del objetivo primordial de esta operación, suele traer de la mano otra serie de ventajas asociadas. Se ha establecido que la hipertensión se cura en alrededor de un 65 porciento de los casos, y al menos el 90 porciento mejora respecto de su situación anterior. En cuanto a la diabetes, la cura en un 90 y la mejora en el 100 porciento. También se han notado contribuciones para terminar o aminorar los efectos de la artritis y el asma, entre otras enfermedades.

Tus preguntas





Búsqueda personalizada



Contacto     Links     Aviso legal
Copyright ©2005-2014, Todos los derechos reservados