Qué son las dioxinas ?

> Inicio > Salud y Belleza

Es el nombre de una serie de sustancias químicas tóxicas, derivadas del tetraclorodibenzofurano y de la tetraclorodibenzodioxina, por lo tanto, al no tratarse de una única sustancia, uno no debería usar el sustantivo en su forma de plural: dioxinas. Desde el punto de vista químico diríamos que se trata de dos moléculas de benceno cloradas unidas por uno o dos átomos de oxígeno formando una especie de “doble puente”, en el caso de los benzofuranos solo es un átomo de oxígeno forma uno de lo puentes y en el de los benzodioxinas cada puente está formado por un átomo de oxígeno.

Tienen el muy dudoso honor de ser las sustancias químicas más toxicas sintetizadas por la mano del hombre, la mano con que metió la pata (por decirlo con un poco de sarcasmo). A decir verdad no son exclusivamente sintetizadas por el hombre, en la erupciones volcánicas, incendios y otros fenómenos naturales pueden darse la formación pero en cantidades realmente pequeñas. De hecho a finales del siglo XIX se sintetizó la primera de las dioxinas pero su estructura química no se conoció con certeza hasta mediados del siglo XX.

Por entonces uno de sus derivados ya era muy famoso: el DDT (dicloro difenil tricloretano) un insecticida muy tóxico, al cual los insectos se adaptaron con relativa facilidad. Además las dioxinas se obtienen como subproducto de muchos procesos industriales y por tanto se han vuelto una preocupación en el área de la salud humana y ambiental. Hay tres razones para ello: la primera es que son sustancias “muy novedosas” en la naturaleza, tan nuevas que casi no existen procesos de tipo biológico, físico o químico naturales que las degraden con facilidad, en otras palabras se quedan en el medio ambiente sin degradarse por décadas hasta donde sabemos pero podría ser por siglos.

La segunda es que son liposobles, es decir se disuelven en la grasa de los seres vivos y como no se degradan simplemente se acumulan, supongamos que en un área muy grande se esparce alguna estas sustancias, las plantas tiene pequeñas cantidades de aceites y grasas en su estructuras celulares depositándose pequeñísimas cantidades de las dioxinas, los ratones se comen la semillas de las plantas y las cortezas, acumulan cantidades mayores en sus depósitos de grasas y por fin depredadores como serpientes o lechuzas acumulan todavía concentraciones más importantes aún al comerse a los ratones.

La tercera es la toxicidad que tienen y para mencionar un dato sencillo podríamos decir que para dar muerte a una persona de unos 100 kg de peso se necesitarían entre 0,22 miligramos y 3 miligramos, dependiendo de la dioxina y la cantidad de grasa corporal de la persona, en este caso es ventajoso ser un poco obeso, pero no es como para gritar que “Dios ama a todos pero prefiere a los gorditos”; en pequeñas cantidades puede entrar en el cuerpo y acumularse en la grasa de una persona que nunca lo notaría a menos que por alguna razón el cuerpo sienta necesidad de usar la grasa, como es el caso de un invierno muy crudo, un enfermedad grave o una hambruna, entonces la grasa se empieza a “quemar” y las dioxinas empiezan a circular en el torrente sanguíneo pudiendo alcanzar la dosis letal con facilidad pues hay que tomar en cuenta que la persona está perdiendo peso con rapidez.

Los efectos de la permanencia a largo plazo de las dioxinas dentro del cuerpo no son muy conocidos pues no hay estudios certeros, en parte porque es muy reciente su descubrimiento y por su toxicidad tan alta. Se han documentado no pocos accidentes en los cuales estas sustancias se esparcen en depósitos de agua como lagos, mantos freáticos o ríos pero resulta muy difícil establecer a qué dosis estuvieron expuestas la personas afectadas. Con seguridad se asocian a varios tipos de cáncer, infertilidad, debilidad muscular, daños en los huesos, problemas con el sistema inmune, daños en el hígado, necrosis celular de varios tejidos y anorexia o falta de apetito.

Algunas de estas sustancias se pueden degradar gracias a la acción de ciertas bacterias y la mayoría es sensible a la luz, aún cuando la sensibilidad depende de que tantas moléculas de cloro tengan en su estructura, al fin y al cabo lo importante es tener presente que estas sustancias llegaron con la civilización y que se van a quedar, por lo que es importante informarse del cómo nos afectan, aunque desdichadamente el averiguarlo puede llevar bastante tiempo.

Tus preguntas





Búsqueda personalizada



Contacto     Links     Aviso legal
Copyright ©2005-2017, Todos los derechos reservados