Qué son las facultades mentales superiores ?

> Inicio > Ciencia y Tecnología

Para entender de qué estamos hablando sería bueno entender bien el término “facultad”: es una capacidad o potencialidad que tiene alguna cosa o persona de realizar una acción o función. Para ejemplo en las universidades a ciertos departamentos se les llaman facultades, como la facultad de medicina o de ciencias básicas, dando a entender a que son los departamentos capacitados o con la potestad para enseñar medicina o ciencias básicas respectivamente.

En otros ámbitos es igual, un abogado está facultado para ejercer el derecho o un juez tiene la facultad de enviar a una persona a prisión. Desde este punto de vista resulta que una “facultad mental” es cualquiera de las cosas que la mente pueda hacer o en palabras más de elegantes: la capacidad que tiene el cerebro de reunir información, razonar y extraer conclusiones. En sí el término “facultad mental” es propio de los primeros tiempos de la psicología y hoy por hoy se le considera algo obsoleto, sobre todo si se refiere a las “facultades mentales superiores” o “facultades del alma” sobre las que la filosofía y la teología de la Edad Media y principios del Renacimiento hablaban abundantemente.

Estas facultades eran la inteligencia, la voluntad y la sensibilidad, por lo menos en lo que respecta a Platón, uno de los padres de la filosofía antigua. La inteligencia se entiende por la facultad que nos permite razonar, entender y comprender nuestro entorno con la finalidad de poder resolver un problema; muchos lo expresan como la capacidad de entender, asimilar y elaborar información (conocimientos) para usarla (resolviendo problemas). La voluntad es la que nos permite desear hacer algo y llevar a cabo lo necesario para conseguirlo; en palabras más elegantes viene a ser la facultad que de decidir que hacer y ordenar la conducta para hacerlo. La sensibilidad entiende la capacidad de mostrar emociones, no como se interpreta hoy que tiene que ver con la capacidad de percibir nuestro entorno; claro que las emociones son muchas veces respuestas a nuestra percepción del entorno, por ejemplo un lugar oscuro tiende a despertar el miedo en las personas así como los días soleados tienden a despertar nuestra alegría.

Por cierto las otras facultades de la mente, como la sensibilidad organoléptica, la que nos permite distinguir el frío del calor, si tenemos hambre o si nos falta cobijo son las llamadas facultades mentales primarias o básicas. Mucha polémica hubo entre filósofos y psicólogos por establecer si las facultades superiores están subordinadas a las básicas o lo contrario, el ejemplo típico es el hambre: si uno tiene hambre y hambre de verdad porque no ha comido en mucho tiempo, las facultades mentales superiores se ordenan en función a resolver este problema pero si uno lo que tiene es hambre para satisfacer sus necesidades del día, es muy posible que las facultades superiores se orienten a resolver otros problemas. La polémica en psicología se resuelve usando como base la conducta, que es lo que se observa, se analiza la conducta humana por lo que uno puede observar y por lo que uno pueda pensar, es decir que uno tiende a satisfacer sus necesidades básicas antes que cualquiera otra cosa y se deja de hablar de facultades.

Todavía es frecuente en el ámbito sociológico, político y filosófico el oír hablar de estos temas, que de por sí son importantes, pero con menos pasión que antes ante el auge que tiene la psicología moderna hoy día. Creo que muchos psicólogos modernos deberían repasar un poco la historia de las facultades mentales pues el hecho de que no las podamos cuantificar no significa que no existan y que no tengan su jerarquía y para mencionar un detalle simple, hoy día se habla mucho de las inteligencias emocionales: ¿no les parece un regreso algo taimado a lo anterior?

Tus preguntas





Búsqueda personalizada



Contacto     Links     Aviso legal
Copyright ©2005-2014, Todos los derechos reservados