Qué son las parasomnias ?

> Inicio > Salud y Belleza

La palabra viene del griero “para” que significa “junto a”, “al margen de” o “contra” y del latín “somnia” que quiere decir sueño. Aún cuando la Real Academia Española no ha reconocido el término, diríamos que quiere decir algo como “sueño extraño” y no encuentro un equivalente apropiado, solo podríamos decir algo como “alteraciones del sueño”. Las parasomnias se caracterizan porque se presentan conductas, comportamientos o fenómenos que no son usuales en los ciclos sueño-vigilia y en los momentos de transición entre ambos. También se ha descrito como un “despertar y seguir dormido”, es decir que la persona no toma conciencia exacta de lo que hace pues en su mente todavía está dormido.

No abarcan fenómenos como los que gobiernan el ciclo circadiano ni los horarios de sueño o de despertar. Lo que sí ocurre es que se activan los sistemas nerviosos vegetativo, motriz o los procesos cognitivos. Por tanto encontramos que las personas activan sus músculos produciendo movimientos que uno no esperaría como el caminar o sostener objetos y hasta realizar conversaciones.

Hasta hace algunos años los especialistas, psicólogos y psiquiatras, consideraban que eran relativamente benignas y que si bien en ocasiones era necesario algún tratamiento se asumía que todas desaparecían con el tiempo. Hoy día se cuestiona mucho ese punto de vista y se cree que lo mejor es realizar una muy detallada historia clínica, tanto del paciente (en su mayoría niños) como de la familia, pues hay evidencia de que las parasomnias tienen incidencia familiar, aún cuando hace muchos años se daba como un hecho, no siempre es así.

Hay varias parasomnias que describiremos brevemente:

Los despertares confusos: la llaman también “borrachera del sueño” o “resaca sin licor” y tiene esa característica que la persona se despierta desorientada tanto en tiempo como en espacio (no sabe cuando ni donde está), le cuesta hablar y responde lentamente a las preguntas que se le hace, no responde a órdenes o lo hace muy lentamente, recuerdo como un amigo cuando joven llegó a decirme “¿recuerdas aquello que uno se despierta de goma (la forma en como se le dice en mi país a la resaca) y no se acuerda de nada?”. Cuando le dije que yo nunca había pasado por eso pero que sí me lo habían descrito, “pues tengo tres días que me despierto así a media noche pero no he tomado ni una gota de licor” me respondió. Mi consejo fue sencillo: le dije que no le diera importancia y que si se volvía una molestia que tomara un somnífero suave o que fuera al médico. Luego me contó que esa noche se preparó un infusión de una hierba que es familia de las amapolas y que no se despertó para nada. Nunca supe que volviera a padecerlo.

Sonambulismo: todos sabemos que es caminar dormido y que se dice que no hay que despertar al sonámbulo pero a decir verdad no es malo despertarlo, tampoco resulta fácil hacerlo, lo mejor es dejar que complete la rutina que él hace, eso sí, si se trata de algo peligroso pues mejor se le despierta. En mi familia han habido muchos casos de sonámbulos pero no es algo se saliera de lo extraordinario, una prima despertaba mojada de pies a cabeza porque se duchaba dormida, para mencionar un ejemplo. Rara vez se presenta el sonambulismo en personas mayores de veinte años y en los jóvenes y niños que lo padecen para cuando llegan a esa edad ya no se vuelven a presentar episodios.

Las pesadillas: se trata de sueños, recurrentes, que implican una situación donde la persona se cree en peligro y como un película de miedo tiene lo que llamaríamos “un argumento” largo y elaborado donde la sensación de peligro aumenta progresivamente hasta que la persona despierta un poco confundida y pero con un recuerdo detallado de la pesadilla sin desorientación ni confusión. Un gran número de personas recuerdan por lo menos una pesadilla en su infancia o adolescencia y un buen grupo las ha tenido de adultos. Generalmente no se hacen un problema si los episodios no se repiten con frecuencia.

Terror nocturno o pavor nocturno: tiene sus grandes diferencias con las pesadillas, por ejemplo la persona experimenta tal miedo que grita, llora, con una aceleración del pulso y los latido del corazón, sudoración, enrojecimiento del rostro y ponen los músculos muy tensos, todo ello sin despertarse. El episodio suele ser muy intenso y para la persona es difícil despertarse, aún con el esfuerzo de otros.

Somniloquia: se producen sonidos y habla durante el sueño. Puede ser intermitente o no, recuerdo como mis hijos tenían breves conversaciones mientras dormían, uno hablaba y otro le respondía, nunca representó una auténtica molestia.

Bruxismo: es el rechinido involuntario de los dientes. Hay personas que lo padecen durante el día pero tiene un origen totalmente diferente al que se produce durante el sueño. De las parasomnias ésta es la que tiene los estudios más contradictorios y por tanto no hay un acuerdo sobre como tratarla, pues suele ser la que produce más molestias física, sobre todo a nivel de los órganos de la boca.

Tus preguntas





Búsqueda personalizada



Contacto     Links     Aviso legal
Copyright ©2005-2017, Todos los derechos reservados