Qué son las vitaminas ?

> Inicio > Salud y Belleza

Las vitaminas, presentes en los alimentos y las cuales son designadas con letras, son sustancias orgánicas que son necesarias para el correcto funcionamiento del organismo.

El concepto de vitaminas, proviene del latín, vita (vida) e ina (sustancia). Estas pueden ser consideradas, como sustancias heterogéneas, las cuales son imprescindibles para la vida del ser humano. Sin ellas, nosotros no podríamos vivir.

Las vitaminas, en nuestro organismo, actúan como coenzimas y son parte de los grupos prostéticos de las enzimas. Son esenciales para diversos procesos fisiológicos, los cuales ocurren, como verdaderas reacciones bioquímicas; estas reacciones requieren de vitaminas para llevarse a cabo. Como por ejemplo, la conversión de la comida en energía, el fortalecimiento del sistema inmunológico, entre otras.

Es tan así, que cuando alguna de las vitaminas, se encuentra en cantidades menores a las que requiere el cuerpo o no están presentes, aquellas reacciones bioquímicas que dependen de aquella vitamina, no se podrá llevar a cabo. Con el correspondiente menoscabo del organismo para el individuo.

Asimismo, si se desea ingerir vitaminas, estas deben ser en medidas normales a las que requiere el organismo. Ya que no se saca nada, con una ingesta mayor a la necesaria, debido a que el excedente de vitaminas, será eliminado por medio de la orina. La ingesta de vitaminas, puede ser de manera natural o artificial (química). Ya que todos los alimentos naturales, que podamos consumir, contienen distintas vitaminas. Hablamos de aquellos naturales, ya que los procesados, no las contienen o están presentes en un menor número. La mayoría de los alimentos que contienen varias vitaminas, son todas las verduras y las frutas. Es por lo mismo, que es fundamental la ingesta de verduras y frutas, para poder captar la mayor cantidad de diversas vitaminas, requeridas por el organismo.

Con respecto a la historia de las vitaminas, estas se hacen presenten hace varios siglos atrás, cuando se comenzaron a estudiar enfermedades, que surgen debido a una mala alimentación. Es así, como se estudia la enfermedad del escorbuto. La cual se desarrolla partir de una pobre ingesta de frutas y verduras. Por ende, a diversos pacientes, se les suministró diversas sustancias, con vinagre, zumo de naranjas y agua soluble. Lo mismo ocurrió en Asia, con ingesta de arroz procesado, sin su cáscara la cual contiene bastante vitamina B1. Esto se dio, ya que las nuevas máquinas arroceras a vapor, retiraban la cáscara del arroz.

Para inicios del siglo XX, se recomendó llamar vitamina A, al factor soluble de aceite. Vitamina B al factor soluble en agua y vitamina C, al factor soluble antiescorbuto soluble en agua.

En 1925, se le designa con la letra D, a la vitamina que combate el raquitismo.

Para 1933, 1938 y 1946, se sintetizan las vitaminas C, E y A. De aquellas fechas en adelante, en su totalidad, comenzaron a ser sintetizadas, para poder producirlas de manera industrial. Principalmente por los laboratorios, productores de fármacos. En la actualidad, todas las vitaminas pueden ser halladas en forma de fármacos. Con ello, uno se asegura la ingesta de las mismas. Ya que por diversas razones, en diversas ocasiones no se consumen por medio de los alimentos.

Las vitaminas son relativamente estables, a excepción a que se encuentren en su forma acuosa. No pueden ser almacenadas por el organismo. Asimismo, las vitaminas son extremadas sensibles, al medioambiente, en general.

Hay que tener en claro, que por lo general las vitaminas no producen estados de hipervitaminosis. Esto se debe, ya que como se mencionó anteriormente, el exceso de vitaminas, se elimina por medio de la orina; claro, salvo casos de donde se abusa en demasía, y se pueden formar cálculos. Por este motivo es recomendable que la indicación para tomarlas en cápsulas venga de un profesional.

Existen dos grandes grupos de vitaminas: las hidrosolubles (Ácido fólico o Folacina, Vitamina C o ácido ascórbico -antiescorbútica-). Además en este grupo tenemos a los complejos B (B1,B2, B3, B5, B6, B8, B9, B12, B15, B17).

Por otra parte tenemos, a las Liposolubles (Vitamina A o Retinol, Vitamina D o Colecalciferol -antirraquítica-). Asimismo, en este grupo, encontramos a las vitaminas E o Tocoferol, Vitamina K o Naftoquinona (antihemorrágica).

La función de la vitamina A es contribuir al desarrollo de los huesos, para prevenir infecciones respiratorias y en general para el cuidado de todos los tejidos. Las vitaminas del complejo B sirven para metabolizar los hidratos de carbono. La vitamina C o ácido ascórbico contribuye a la reparación de los tejidos, y se ha demostrado que ofrece protección contra el cáncer. La vitamina D o calciferol promueve la absorción de fósforo y de calcio, lo que permite la mantención de dientes y huesos sanos. La vitamina E tiene un efecto anti oxidante, protegiendo de los famosos radicales libres. La vitamina K o fitomenadiona participa en la coagulación de la sangre. Los vioflavonoides o vitaminas del complejo P tienen un efecto anti hemorrágico, protegiendo a los vasos sanguíneos y al corazón.

Tus preguntas





Búsqueda personalizada



Contacto     Links     Aviso legal
Copyright ©2005-2014, Todos los derechos reservados