Quién fue José Smith ?

> Inicio > Arte y Humanidades

José Smith, hijo (Joseph Smith, Jr., en inglés), es considerado el fundador de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Para los miembros de la Iglesia, es el profeta de la restauración de la Iglesia de Jesucristo, luego de haber sido retirada de la tierra desde la muerte de sus Apóstoles. Durante las décadas de 1830 y 1840, fue una importante figura religiosa y política. Sus afirmaciones de visitas celestiales y sus declaraciones como profeta de Dios, fueron motivo de constantes burlas, persecuciones y de su muerte, pero también del surgimiento de la Iglesia de Jesucristo SUD, una de las más reconocidas en la actualidad.

José Smith nació el 23 de diciembre de 1805, en el pueblo de Sharon, Condado de Windsor, Estado de Vermont. Fue hijo de Joseph Smith y Lucy Mack y sus hermanos fueron Alvin, Hyrum, Samuel, William, Don, Sophronia, Catherine y Lucy. Cuando José tenía unos diez años de edad, su familia se trasladó a Palmyra, Estado de Nueva York y, luego de cuatro años ahí, se mudaron nuevamente, a Manchester, del mismo Estado. La familia Smith procedía de inmigrantes ingleses y, aunque lograron prosperar, sus condiciones no eran las mejores y debían trabajar arduamente. Debido a eso, José y sus hermanos no recibieron mucha instrucción escolar. De hecho, José apenas sabía leer y escribir.

Poco tiempo después de llegar a Manchester, comenzó a surgir una fuerte agitación religiosa por parte de varias denominaciones que comenzaron a predicar fuertemente, lo que provocó que las personas comenzaran a unirse a las distintas iglesias y a contender por demostrar cuál era la verdadera. Cuatro miembros de la familia de José se inclinaron por la fe presbiteriana y se unieron a ella. José decidió investigar para estar seguro y asistía, cuando podía, a las respectivas reuniones. En esa época, José Smith tenía 14 años de edad y se encontraba en una gran confusión hasta que un día, leyó en la Biblia, Santiago 1:5, “Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada”. Según José Smith, ningún pasaje de las Escrituras había penetrado más su corazón y lo meditó repetidas veces; llegó a la conclusión de que debía preguntar a Dios. En la primavera de 1820, fue a una arboleda cercana a su hogar y comenzó a orar a Dios; en sus propias palabras describe su experiencia: “Vi una columna de luz, más brillante que el sol, directamente arriba de mi cabeza; y esta luz gradualmente descendió hasta descansar sobre mí. Al reposar sobre mí la luz, vi en el aire arriba de mí a dos Personajes, cuyo fulgor y gloria no admiten descripción. Uno de ellos me habló, llamándome por mi nombre, y dijo, señalando al otro: Éste es mi Hijo Amado: ¡Escúchalo!”.

Esa experiencia es la que los santos de los últimos días llaman “La Primera Visión”. En ese momento se le habría dicho a José que no se uniera a ninguna iglesia, que todas estaban en error. Pronto, el relato de José causo mucho prejuicio en su contra entre los ministros religiosos y también surgieron una gran persecución y burlas hacia él. Sin embargo, José siguió afirmando que su visión era verdadera y continuó con su vida normal, hasta que en septiembre de 1823, cuando tenía 17 años, afirmó tener otra visita celestial, esta vez de un ángel llamado Moroni. Este ángel habría sido enviado por Dios para instruir a José en la obra que tenía que realizar y además, le dijo que su nombre se tomaría para bien y para mal entre todas las naciones.

La obra encomendada fue traducir unas planchas de oro escondidas bajo tierra, que contenían la comunicación de Dios con los antiguos habitantes de América. Las planchas se le habrían entregado cuatro años después, durante los cuales, José Smith habría recibido instrucción del mismo mensajero celestial. En ese mismo tiempo, en 1825, José fue empleado por Josiah Stoal para buscar una mina de plata en Harmony, Pensilvania, pero después de un mes, dejó de excavar. En ese tiempo vivió en casa de Isaac Hale, donde conoció Emma Hale (hija de Isaac). José y Emma se casaron en enero de 1827, y se mudaron a la casa de sus padres, debido a que en casa de Emma hubo muchos problemas por la reputación de visionario que tenía José. Trabajó junto a su padre labrando la tierra. En septiembre de ese mismo año, José obtuvo las planchas de oro y los instrumentos de traducción. Una vez que se supo que tenía las planchas de oro, la persecución aumentó grandemente, y grandes grupos de personas constantemente trataron de quitárselos. Debió partir a Pensilvania, con la ayuda económica de Martin Harris.

Una vez en Pensilvania, llegaron a la casa de Emma y comenzó la traducción de las planchas, con la ayuda de Oliver Cowdery, que sirvió como escribiente. José y Oliver fueron amenazados por parte de los profesores de religión, pero la familia de Emma, logró influir para que no se concretaran esas amenazas. La familia Hale ofreció protección hasta que terminaran la traducción. Finalmente, y a pesar de la persecución, José terminó la traducción del registro y lo publicó como el Libro de Mormón, en 1830. Después de que 11 testigos vieran las planchas para dar sus testimonios (escritos en las primeras páginas del libro), las planchas fueron retiradas por el mencionado ángel Moroni. José afirmó que durante la traducción del libro, recibió, junto a Oliver Cowdery, la visita de Juan el Bautista, que les confirió el Sacerdocio Aarónico, con la autoridad para bautizar. Poco después, los habrían visitado Pedro, Santiago y Juan, que les confirieron el Sacerdocio de Melquisedec, con la autoridad para dirigir la Iglesia de Jesucristo, entre otras cosas. Después de publicar el Libro de Mormón, con la ayuda económica de Martin Harris, José y otras cinco personas, organizaron la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días el 6 de abril de 1830. José fue sostenido como Profeta, Vidente y Revelador.

Comenzó una persecución aún mayor cuando la Iglesia comenzó a crecer tanto en Estados Unidos como en Canadá e Inglaterra. Llegaron muchos conversos de Europa y comenzaron a congregarse con los miembros americanos. Pronto los pueblos vecinos comenzaron a inquietarse y a incluso planear el exterminio de los santos de los últimos días. Fueron obligados a huir de Nueva York a Ohio, luego a Missouri y a Illinois. En este último, José Smith y los demás conversos lograron establecerse en una zona pantanosa llamada Nauvoo. Formaron una hermosa ciudad y se inició la construcción de un templo. En 1844, la ciudad tenía casi la misma población de Chicago.

Hasta este tiempo, José no dejó de ser perseguido, de hecho, en varias ocasiones fue encarcelado con otros líderes de la Iglesia, acusados falsamente de alterar el orden y de escándalos públicos. En un intento de defenderse, formó el Campo de Sión, con un grupo de hombres para combatir a los enemigos que atacaban a los santos de otras regiones. No fue necesario ningún enfrentamiento, pero de entre los miembros del grupo, salieron los primeros apóstoles y setentas de la Iglesia. Después de muchos otros incidentes, José Smith fue encarcelado en Carthage por cargos falsos de sedición. A pesar de haber tenido la promesa del gobernador de Illinois de protección, un populacho de más de 200 personas, entró en la cárcel y lo asesinaron a balazos junto a su hermano Hyrum Smith.

Si bien se pensó que luego de la muerte de José se acabaría el mormonismo, la Iglesia continuó con la presidencia de Brigham Young, quien condujo a los miembros hasta la zona rocosa del lago salado, en donde finalmente, se pudieron establecer, fundando Salt Lake City. Muchos años después, el gobernador de Illinois pidió disculpas públicas por no haber evitado el asesinato de José.

José Smith tuvo once hijos junto a Emma. Dos fueron adoptados y seis murieron en la infancia. Durante su tiempo como profeta, escribió muchas revelaciones que se encuentran registradas en el libro Doctrina y Convenios, que es considerado uno de los libros sagrados de la Iglesia de Jesucristo SUD.

Tus preguntas





Búsqueda personalizada



Contacto     Links     Aviso legal
Copyright ©2005-2014, Todos los derechos reservados