Quién inventó el cañón ?

> Inicio > Ciencia y Tecnología

Como es de esperarse el cañón tiene varias leyendas sobre su uso. La historia está ligada a la de la pólvora negra o pólvora de cañón. El término viene de caño que a su vez viene de la palabra caña. Un caño es un tubo largo y vacío en su interior. Cuando es de grandes dimensiones decimos que es un cañón. Si he de ser sincero nadie sabe con exactitud quien inventó el cañón, se sabe que los árabes lo trajeron a Europa pero existen un par de leyendas sobre su creación.

La primera leyenda sobre el invento del cañón, cuenta sobre un monje un poco distraído y que tenía algo de alquimista llamado Bertoldo Schwartz que colocó dentro de una campana rota unos objetos y la mezcla de pólvora que hizo estallar por accidente lanzado los objetos en cierta dirección. Según esto así se construyó el primer cañón: la bombarda que tenía forma de una campana. Historias similares corren sobre Roger Bacon y San Alberto Magno, otros dos alquimistas a los que se les atribuye tanto el invento de la pólvora negra como el del cañón. Lo que puedo afirmar con seguridad es que cerca del siglo IV de la era cristiana los hindúes ya utilizaban la pólvora para lanzar objetos con cañones relativamente pequeños (semejantes a lo que hoy llamamos un motero de pirotecnia) que tenían que apoyarse en el suelo para dispararse, con el tiempo llegan a construir cañones de excepcional tamaño, pero fijos y con la finalidad de defender sus ciudades. Es de los cañones pequeños que los conocedores del tema piensan que los árabes tomaron la idea pero queda entre telones el porqué lo llevan tan tardíamente a Europa y por qué precisamente no lo utilizaron en otras guerras.

En Europa la primera referencia escrita sobre la pólvora y su poder de lanzar un objeto corresponde precisamente a Roger Bacon que en una de sus múltiples cartas menciona los componentes de la mezcla y su utilidad. Curiosamente Bertoldo Schwartz y los árabes en la península ibérica dan a conocer el cañón, muy similares para decir verdad y casi simultáneamente, lo que inspira la desconfianza de muchos. Yo en lo particular no dudaría en atribuirlo al monje Bertoldo Schwartz por el hecho de que trataba de algo aislado y que le llevaría a él más tiempo el desarrollo del arma de forma independiente. También existe el hecho de que muchas veces dos o más personas han desarrollado el mismo invento en tiempos similares.

Por último las referencias sobre el tema y san Alberto Magno son todas indirectas así que lo doy por descartado respecto al invento del cañón, pero no quiero quitarle méritos; realizó un trabajo que rivaliza con la enciclopedia que mucho tiempo después los filósofos franceses realizaron, fue maestro de Santo Tomás de Aquino (quien se inspiró en su trabajo para realizar su famosa Suma Teológica) aparte de los extensos conocimientos de alquimia y botánica que poseía, no en balde es el santo patrono y protector de los científicos.

Tus preguntas





Búsqueda personalizada



Contacto     Links     Aviso legal
Copyright ©2005-2014, Todos los derechos reservados